IMPORTANCIA DEL PAN INTEGRAL EN NUESTRA DIETA.

Importancia del pan integral

* El pan realmente saludable contiene cereales molidos con cáscara, germen de trigo y endosperma

El pan integral ofrece sabor y beneficios para la salud. Contribuye a equilibrar nuestra alimentación, ya que aporta nutrientes, vitaminas, minerales y fibra. Su ausencia en nuestra alimentación conduciría al aumento del porcentaje de calorías procedentes de las grasas y las proteínas, y por consiguiente a un desequilibrio en nuestra alimentación diaria.

Una de las diferencias entre los muchos tipos de pan que existen es el tipo de cereal utilizado para elaborar la harina: el trigo es el más común, pero también pueden utilizarse otros, como la avena y la cebada. Pero la diferencia entre el pan común o pan blanco y el pan integral o moreno es que en este último se ha conservado la cubierta del grano del cereal, llamada salvado, para la elaboración de la harina.

El que el grano conserve la cubierta para hacer la harina tiene consecuencias nutricionales, y es un aporte extra de vitaminas, minerales y fibra. Además, el pan integral, debido al salvado, proporciona ciertas características organolépticas:
* El pan tiene un olor más fuerte y ácido, aunque agradable.

* El color es más oscuro y la corteza más gruesa, lo que hace que se proteja la miga de pan y el tiempo de conservación se alargue.

El pan realmente saludable contiene cereales molidos con cáscara, germen de trigo y endosperma. Esta clase de pan tiene de dos a cuatro veces más valor nutritivo al compararlo con el pan blanco común. Una rebanada de pan integral tiene 70 kilocalorías, igual que una manzana.

La fibra soluble que tiene el pan integral sí ofrece beneficios nutricionales adicionales (con respecto a los del pan blanco y a un simple pan integral con afrecho) tales como: reducción de niveles de LDL (“colesterol malo”), menor índice glucémico e insulinémico (por ende es útil en pacientes con Diabetes Mellitus, síndrome metabólico y de resistencia a la insulina), mayor saciedad y mejor control del apetito (deseable en personas que cuidan su figura o en pacientes con sobrepeso y obesidad). Por si fuera poco, la variedad de fibras y de fuentes alimentarias que las aportan, ofrecen una textura más agradable y un sabor más rico (con respecto a un simple pan blanco).

Si está hecho con grasas como la margarina, mantequilla y/o manteca, te aporta grasas trans y/o grasas saturadas (dañinas para la salud). Si está libre de éstas y además contiene linaza, te aporta ácidos grasos omega-3 (saludables para el corazón); y si además contiene ajonjolí y girasol, te aporta aceites saludables (monoinsaturados) y hasta vitamina E (un excelente antioxidante).

El pan integral es muy rico en vitaminas del complejo B, especialmente importantes son la Tiamina, o vitamina B1, que ayuda a superar el estrés y la depresión y a fortalecer el corazón.

No menos importante su contenido en Niacina, o vitamina B3, por su contenido en la transformación de los hidratos de carbonos en energía, de ahí en parte la reconocida facilidad con la que se digiere el pan. Además, no debemos olvidar la labor de esta vitamina en el mantenimiento del sistema nervioso, del aparato circulatorio y el cuidado de la piel.

Revisa muy bien el etiquetado nutricional y te sorprenderá observar que algunos (por no decir muchos) panes integrales contienen azúcar común (o sacarosa) en su preparación. Así que empieza a seleccionar mejor el pan que adquieras, para que puedas disfrutarlo con todo gusto como parte de tu dieta diaria saludable y agradable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s